Solicitar cita

El dolor en niños durante el crecimiento. Te contamos la verdad

 In Fisioterapia, Información para usuarios, Ortopedia

Para las mamás y papás, el crecimiento de sus hijos les puede dejar en fuera de juego en alguna que otra ocasión. ¿Y cuál es el motivo para estos quebraderos de cabeza? El posible dolor en niños y niñas durante la fase de desarrollo. Los pediatras y traumatólogos infantiles se encuentran con muchos padres llenos de dudas sobre esta cuestión.

¿Pero es cierto que los niños sufren dolores en sus extremidades inferiores cuando crecen? La respuesta es no. El crecimiento es un proceso constante de desarrollo corporal. Es algo natural de la vida y no tiene que doler.

Pero ese ‘no’ al dolor en niños durante el ‘estirón’ no significa que existan excepciones. En algunos casos aparecen síntomas relacionados con la edad.

Buscando el origen

Los análisis en laboratorio no sirven de nada en este caso. Solo puede diagnosticarse de manera clínica, mediante la exploración. Si se dan algunas dificultades en los músculos o en movilidad, sí habría que hacer un estudio más detallado.

A pesar de los avances, las causas siguen siendo un misterio. Surgen muchas teorías, eso sí, pero no ha quedado claro el origen de estos síntomas. Sí tenemos un conocimiento claro del cuadro clínico. Este presenta dolores al final del día o durante la noche, en las dos piernas, de carácter difuso, sin relación con el ejercicio físico y con alivio tras un pequeño masaje. Además se resuelve solo, pudiendo recurrir a analgésicos si dura un poco más de lo habitual.

La posible causa del dolor en niños durante el crecimiento

De todas las teorías que existe, la más asentada es la del “crecimiento desorganizado“. Este término debe su nombre a la forma que los más pequeños se desarrollan, en un proceso desincronizado. Cada parte del cuerpo crece en un momento y durante un período concreto.

Esto puede afectar a las articulaciones, ya que los huesos crecen a un ritmo más rápido que los tendones, produciendo entesopatías. Es decir, dificultades en la zona donde el tendón se inserta en el hueso.

De esta forma, el tendón va tensándose y empujando al hueso. Mientras el primero se adapta a la nueva longitud, el segundo sufre una tensión a la que no está habituada, lo que puede ser motivo de dolores.

Pero ya hemos dicho que esto solo es una teoría de las muchas que existen. Queda mucho por recorrer e investigar hasta conocer la verdadera causa y poder llevar a cabo un tratamiento exhaustivo.

Mientras, en GELCI podemos ayudarte y resolver cualquier otra duda que tengas para hacerlo más llevadero. Hay formas de paliar el “dolor del crecimiento” en nuestros hijos. Aplicar frío en la zona, dar masajes con mucha suavidad y, sobre todo, ¡quererles mucho!

Este post es una adaptación del artículo “Dolores de crecimiento en niños: ¿mito o realidad?“, escrito por Ana León y publicado en EL PAÍS el 20 de marzo de 2019.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

El corsé CheneauLo mejor para evitar lesiones en costaleros